La Fayḍa Tiŷāniyya

Bismi-Llāhi-r-Raḥmāni-r-Raḥīm,

Antes de morir, el Šayj Aḥmad at-Tiŷānī (RAA) anunció que al final de los tiempos, en un momento en que los hombres estarían en el colmo de la dificultad y de la aflicción, vendría una Efusión de la Gracia Divina (fayḍa) que sumergiría a sus Compañeros. Durante los años que siguieron su muerte, los grandes Califas tiŷānīs intentaron descubrir a través de su visión interior el momento y la identidad del Detentor de esta Fayḍa, hasta que en el año 1348 H. (1929 de la era cristiana), durante la bendita noche del Mawlid an-Nabī (SAAWS), el Šayj Ibrāhīm Niyās (RAA) recibió en estado de vigilia la visita del Profeta (SAAWS), quien le transmitió un método fulgurante para alcanzar la realización espiritual.

La Fayḍa que mencionó el Šayj Aḥmad at-Tiŷānī (RAA) debe pues explicarse como una Efusión de la Gracia Divina que se ha manifestado bajo la forma de un método de educación espiritual (sirr at-tarbiyya) por el cual la apertura espiritual o iluminación (fatḥ) se alcanza tan fácilmente que se ha difundido y multiplicado hasta un punto nunca visto anteriormente.

La base del ḏikr at-tarbiyya se encuentra en la Salāt al-Fātih que hay que recitar en unos momentos determinados y en un número determinado. La Salāt al-Fātiḥ es la perla de las letanías tiŷānīs, porque no es de origen humano: es la Palabra de Allāh. De ahí la fuerza de la tarbiyya del Šayj Ibrāhīm Niyās (RAA), quien ha afirmado por lo demás, que el Profeta mismo (SAAWS) garantiza la efectividad del método.

Las condiciones sine qua non para hacer la tarbiyya son:

1. El respeto de la Šarīʿa del Islam.

2. El respeto de las condiciones de la Ṭarīqa Tiŷāniyya y la práctica de sus letanías e invocaciones.

3. La intención firme y perseverante de conocer a Allāh.

Anuncios

La ‘Ṭarīqa Tiŷāniyya

Bismi-Llāhi-r-Raḥmāni-r-Raḥīm,

El Šayj Aḥmad ibn Maḥammad at-Tiŷānī (RAA) recibió la noble Ṭarīqa Tiŷāniyya de las manos del bendito Profeta (SAAWS), en la ciudad argelina de Abū Semghūn en el año 1196 H. Estando en estado de vigilia y a plena luz del día, el Profeta (SAAWS) se presentó ante el Šayj Aḥmad at-Tiŷānī (RAA), y le dijo: «A partir de ahora yo soy tu iniciador, tu Maestro, ningún ser humano pretenderá ser tu iniciador. Debes pues abandonar todo lo que has cogido de las otras vías anteriormente. Nadie te reprochará nada, ya que yo soy tu intermediario con Allāh y tu asistencia».

De este modo, el Šayj Aḥmad at-Tiŷānī (RAA) se convirtió en el depositario de la Vía espiritual del Profeta él mismo (SAAWS), puesto que la Ṭarīqa Tiŷāniyya no es sino la Ṭarīqa Muḥammadiyya por excelencia, la Ṭarīqa del Profeta él mismo (SAAWS), de la que el Šayj Aḥmad at-Tiŷānī (RAA) es simplemente el representante (muqaddam) y lugarteniente (jalīfa) supremo.

El Profeta (SAAWS) le transmitió luego las letanías y las invocaciones propias de su Ṭarīqa, así como las condiciones que comporta. Y le dijo: «Mantente en esta Ṭarīqa sin alejarte del mundo. No rompas tu relación con la gente, hasta que alcances la estación espiritual que se te ha prometida. Mantente en tu estado, sin gran fatiga, ni dificultad, ni esfuerzo excesivo. A partir de ahora renuncia a todos los Santos». La Ṭarīqa Tiŷāniyya ha venido pues en esta época de dificultad extrema, para facilitar el camino espiritual y permitir vivir en sociedad, sin tener que retirarse del mundo para obtener el conocimiento divino.

La Ṭarīqa Tiŷāniyya tiene tres condiciones fundamentales:

1. La intención de practicar las letanías y las invocaciones tiŷānīs hasta la muerte.

2. La prohibición de practicar las letanías y las invocaciones de otras ṭuruq.

3. La prohibición de  visitar a Santos vivos o muertos con la intención de sacar de ellos un beneficio espiritual, excepto los Ṣaḥāba y los Santos tiŷānīs.

Quien infringe una de estas tres reglas básicas, rompe su afiliación con la Ṭarīqa y su vinculación con el Šayj Aḥmad at-Tiŷānī (RAA), de manera que tiene que renovar su afiliación.

Las letanías y las invocaciones de la Ṭarīqa Tiŷāniyya están constituidas por tres prácticas obligatorias:

1. La letanía de la dedicación (al-wird al-lāzim) dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche.

2. La letanía de la labor (al-waẓīfa) una vez cada veinticuatro horas.

3. La letanía del viernes por la tarde (ʿaṣr al-ŷumuʿa), que se practica una vez a la semana, en la tarde del viernes, antes de la oración del Maġrib.

El wird lāzim está compuesto por:

1. La fórmula de arrepentimiento: Astaġfiru-Llāh (100 veces).

2. La oración sobre el Profeta (SAAWS), con cualquier versión, aunque la mejor es la Salāt al-Fātiḥ (100 veces).

3. La fórmula de la Unidad Divina: Lā ilāha illā-Llāh (100 veces).

La waẓīfa está compuesta por:

1. La fórmula de arrepentimiento larga: Astaġfiru-Llāh al-ʿAẓīm al-laḏī lā ilāha illā Huwa, al-Ḥayyu-ul-Qayyūm (30 veces).

2. La Ṣalāt al-Fātiḥ (50 veces).

3. La fórmula de la Unidad Divina (100 veces).

4. La oración llamada ŷawharatu-l-Kamāl (12 veces).

El ʿaṣr al-ŷumuʿa está compuesto por la fórmula de la Unidad Divina (1000 veces), por eso también se da también a esta práctica el nombre de Haylala.

Para más información, se puede ver la sección Librería, que contiene la explicación detallada de las letanías tiŷānis:

1) https://hispanotiyanis.files.wordpress.com/2012/04/1-wird-lazim3.pdf

2) https://hispanotiyanis.files.wordpress.com/2012/04/2-wadhifa2.pdf

3) https://hispanotiyanis.files.wordpress.com/2012/04/3-haylala3.pdf

Los beneficios de la Ṭarīqa Tiŷāniyya son inmensos, y no se pueden ni siquiera imaginar, porque provienen de la vinculación directa al Señor de la Existencia (SAAWS). Entre ellos, podemos citar los siguientes:

– un tiŷānī no muere sin haber alcanzado el grado de Walī; de que es un alumno y discípulo del Profeta (SAAWS);

– entrará en el Paraíso sin ser juzgado y sin sufrir tormento alguno;

– sus ascendientes hasta siete generaciones y sus descendientes hasta siete generaciones entrarán en el Paraíso sin ser juzgados y sin sufrir tormento alguno;

– entrará en el Paraíso después del Profeta (SAAWS) y sus Compañeros (RAA), y permanecerá en el Paraíso más elevado llamado ʿIlliyīn, en la vecindad del Profeta (SAAWS);

– las letanías de la Ṭarīqa Tiŷāniyya contienen el Nombre Supremo de Allāh (Ismu-Llāhi-l-Aʿẓam);….

Para más información, se puede leer el artículo:

https://hispanotiyanis.wordpress.com/2013/09/22/39-bendiciones-de-vincularse-al-sayj-aḥmad-at-tiyani-raa/

El Islām

Bismi-Llāhi-r-Raḥmāni-r-Raḥīm,

El Islām ha sido revelado a nuestro señor Muḥammad (SAAWS), el último de los Profetas, el mejor de los Mensajeros y el Imām de los Piadosos, en el siglo VII de la era cristiana, en la ciudad santa de la Meca (Península Arábiga).

Según el ḥadīṯ de Ŷibrīl, el Islam se fundamenta en cinco pilares (arkān):

1. Šahāda: el testimonio de la Unicidad Divina y de la Profecía de Muḥammad (SAAWS).

2. Ṣalāt: la oración canónica cinco veces al día.

3. Zakāt: el impuesto ritual una vez al año, si se tiene dinero.

4. Ramaḍān: el ayuno del mes sagrado de Ramadán.

5. Ḥaŷŷ: el peregrinaje a la Meca, si se tienen los medios y la salud.

La Fe que profesa el Islam se fundamenta en seis artículos:

1. La creencia en Allâh y en la Unicidad Divina.

2. La creencia en los Ángeles.

3. La creencia en los Libros Sagrados y las revelaciones.

4. La creencia en los Profetas (AS).

5. La creencia en el Día del Juicio Final.

6. La creencia en el Decreto Divino, tanto de su bien como de su mal.

La práctica ritual ha sido codificada en el Islam en cuatro escuelas jurídicas (maḏhab) distintas, que han recibido el nombre de sus fundadores: Abū Ḥanīfa, Imām Mālik, aš-Šāfiʿī, Aḥmad ibn Ḥanbal. De ahí las cuatro escuelas jurídicas: Hanefismo, Malekismo, Shafeísmo y Hanbalismo; que a lo largo de la historia, se han ido implantando en zonas geográficas determinadas. Por ejemplo, en el norte de África, se implantó el Malekismo. Al ser el Šayj Aḥmad at-Tiŷānī (RAA) mālikī, los discípulos tiŷānīs también suelen seguir la escuela mālikī, aunque esto no es una obligación. Se puede tener otro maḏhab que el mālikī y ser tiŷānī.