Testimonio del Imām Fakhruddin Owaysī sobre la Ṭarīqa Tiŷāniyya

Imām Fakhruddin con el heredero y hermano menor de Šayj Ḥasan Cissé, Sīdī Māḥī Cissé,

En la Mezquita del Profeta (SAAWS), en al-Madīna al-Munawwara

PREGUNTA: 

As-salām ʿalaykum Sīdī Fakhruddin,

¿Podría usted contestar a las siguientes preguntas?

  • ¿Cómo escoger una Ṭarīqa?
  • ¿Por qué se hizo usted Tiŷānī?

Gracias.

RESPUESTA:

Wa ʿalaykum as-salām, estimado hermano,

Perdone por el retraso, pero he estado en Marruecos, visitando a nuestro señor el Šayj Aḥmad at-Tiŷānī (RAA). Acabo de volver, comido con la bendición del gran Šayj.

Para escoger una Ṭarīqa y seguirla, debe cerciorarse antes al menos de las siguientes cuestiones:

1. ¿Esta Ṭarīqa y sus reglas son acordes con la Šarīʿa?

Esto lo percibirá si ve algún Sabio piadoso seguir esta Ṭarīqa y si sus seguidores dans importancia al cumplimiento de las cinco oraciones en congregación, o si las mujeres llevan el ḥiŷab.

2. ¿Será usted capaz de recitar las letanías de esta Ṭarīqa?

No sea como aquellos que « toman una Ṭarīqa » para su « baraka », pero no practican sus letanías, porque son « demasiado ». Pero entonces, ¿qué utilidad tienen? ¿Para qué engañarse a sí mismo?

3. ¿La Ṭarīqa está conectada al Profeta (SAAWS)?

Esta conexión puede darse mediante una cadena de Maestros o a través de una autorización espiritual directa de parte del Profeta (SAAWS), como ocurrió con nuestro señor el Šayj Aḥmad at-Tiŷānī (RAA).

Hay que saber sin embargo que nuestro Šayj Aḥmad at-Tiŷānī (RAA) había sido previamente un maestro y un guía autorizado (muršid) en la Ṭarīqa Jalwatiyya, cuya cadena de Maestros se remonta hasta el Profeta (SAAWS) mediante los Maestros suhrawardis. Su Šayj en esta Ṭarīqa fue Sīdī Maḥmūd al-Kurdī (RAA). Nuestro Šayj también estaba afiliado a las Ṭarīqas Qādiriyya y Šāḏiliyya.

Sin embargo, después, el bendito Profeta (SAAWS) se le apareció en estado de vigilia y le ordenó que dejara todas sus afiliaciones previas y se pusiera bajo la autoridad directa del Profeta (SAAWS), el cual le dio su educación espiritual. Así el Šayj Aḥmad at-Tiŷānī (RAA) dejó todas las otras letanías y recibió el wird tiŷānī de las manos del bendito Mensajero (SAAWS).

Hay que recalcar que el célebre Sabio, el Imām as-Suyūṭī, en su libro Taʾyīd al-Ḥaqīqa al-ʿAliyya, así como el Imām aš-Šaʿrānī, en sus Ṭabaqāt, han confirmado que algunos Santos de esta comunidad « no tienen más Šayj que el Profeta (SAAWS) ».

4. ¿Es el actual Šayj o representante de la Ṭarīqa un ʿĀrif bi-Llāh completo?

No siga a un maḥŷub (alguien que está velado) ni a un maŷḏūb (alguien que está intoxicado por su estado espiritual). El maḥŷub no ve a Allāh y el maŷḏūb no ve la Creación. Un ciego no puede guiar a otro ciego. Hay que seguir a un Šayj Kāmil, es decir completo, alguien que camina con los dos pies de la Šarīʿa y de la Ḥaqīqa. Es importante que el actual Šayj de la Ṭarīqa sea un Walī Kāmil, y no que lo sea solamente el fundador de la Ṭarīqa, el cual puede llevar muerto varios cientos de años. Es el Šayj actual, el que le va a guiar.

5. ¿Puede el actual Šayj o representante de la Ṭarīqa hacer de usted un ʿĀrif bi-Llāh?

Hoy en día muchos Šayjs son ellos mismos Santos, pero no tienen la capacidad de transmitir esa misma santidad a sus murīds.

Esto se debe a que carecen del permiso en el bāṭin de parte de Allāh. Por ello, podrán guiar al murīd a través del nivel del Islām y del nivel del Īmān, pero no podrán llevarlos hasta el nivel superior del Iḥsān (maʿrifa), incluso queriéndolo.

El objetivo de una Ṭarīqa es adquirir el conocimiento divino completo de Allāh. No es tener sueños, visiones, hacer milagros o predecir el futuro. No se engañe con ello. Siga a un conocedor por Allāh que hará de usted un conocedor por Allāh.

Dijo Šayj al-Islām Ibrāhīm Niyās (RAA):

و من لم ينل معرفة الرحمن

فقد ضاع عمره مدى الازمان

¡Quien no obtenga el conocimiento divino del Misericordioso,

Habrá perdido su vida entera, en cada uno de sus instantes!

Del mismo modo, no debe seguir una Ṭarīqa por las siguientes razones:  

1- Porque el Šayj es de mi país, de mi familia o de mi raza.

Esto puede llamarse una actitud « judía ». Este es el escollo de mucha gente inteligente.

2- Porque el Šayj realiza numerosos milagros.

¿Y qué? Los brujos también hacen cosas extraordinarias. Creemos en los prodigios (karamāt) de los Santos, pero éste no es un criterio para seguir a alguien como Šayj.

3- Porque alguien le fuerza o le presiona para que tome esta Ṭarīqa.

« No hay coacción en la religión », dice el Sagrado Corán. Así que no sacará ningún beneficio de este modo.

4- Porque el Šayj es un descendiente del Profeta (SAAWS).

Si un Šayj es un Sayyid/Šarīf, es decir un descendiente del Profeta (SAAWS), deberá usted besarle los pies y las manos, llevar sus zapatos, amarlo y respetarlo plenamente.

Pero NO tome el pacto (bayʿa) con él, salvo que reúna las condiciones previamente enunciadas, porque ser un Sayyid o un Šarīf, no hace de nadie de manera automática un Walī, un ʿĀrif o un Muršid.

Muchos Šarīfs necesitan a un Šayj completo para guiarlos en el camino. Muchos de ellos lo saben y siguen a un Walī Kāmil para obtener de él la herencia de su propio Abuelo (SAAWS).

He visto a muchos Šarīfs seguir a Šayjs que no son Šarīfs, como por ejemplo mi propio Šayj Mawlānā al-Imām Ḥasan Cissé (RAA). He visto a Šarīfs besarle las manos, a pesar de que él ni siquiera era un árabe. Nadie les obligó a hacerlo, pero vieron a su Abuelo (SAAWS) en su Šayj.

5- Porque los Ḏikrs o la Ḥaḍra de tal Ṭarīqa son muy bonitos y emocionantes

Esto puede atraernos hacia una Ṭarīqa, pero ciertamente no puede ser un criterio ni el objetivo. La Ṭarīqa no es ocio, ni entretenimiento. No es una « escapada espiritual » que permite evadirse de la « vida cotidiana ».

He visto a gente tomar una Ṭarīqa solo porque les gusta la melodía de su ḏikr. Y nunca han conseguido nada, porque el objetivo no era Allāh, sino satisfacer su propio nafs.

6- Porque la Ṭarīqa tiene una historia gloriosa y ha producido innumerables Santos y Sabios en el pasado.

Esto está bien, pero no hay que vivir en el pasado. Interrogue su conciencia: ¿Es esta Ṭarīqa de algún beneficio hoy en día? ¿Puede guiarme hacia Allāh?

Muchas universidades han producido a grandes Santos en el pasado. Pero hoy en día estas universidades ya no producen nada. Las juzgamos por su producción actual.

Uno no toma una Ṭarīqa para tener una « seña de identidad ». No tome una Ṭarīqa para ir gritando: « Soy tiŷānī, soy qādirī, soy naqšbandī, soy murīd, etc. ». ¡Allāh es más sabio sobre lo que usted es!

Esto es lo que se me ha ocurrido ahora mismo en relación a este tema. Allāh le mostrará el mejor camino hacia Él. Continúe haciendo Ṣalāt ʿalā-n-Nabī (SAAWS) hasta entonces.

¿Por qué tomé la Ṭarīqa Tiŷāniyya?

Porque apliqué las reglas mencionadas anteriormente en mi propia vida. Desde joven, siempre busqué « la mejor » Ṭarīqa. No por curiosidad, sino para acercarme al mejor Califa del Profeta (SAAWS) en nuestra época, para encontrar la puerta más cercana a Allāh y a Su Profeta (SAAWS).

Mi propia familia desciende de varios Sabios y Santos, con sepulcros conocidos y venerados. De hecho, tenemos nuestra propia « Ṭarīqa familiar », que abandoné, a pesar de seguir respetándola.

Además, crecí en la ciudad iluminada, al-Madīna al-Munawwara, hasta los 18 años. Así, tuve oportunidad de conocer personalmente a los mayores Awliyāʾ de nuestra época, que venían a visitar el bendito Profeta (SAAWS).

Puedo decir sin exageración que no hay Ṭarīqa cuyas letanías no haya practicado, en cuyas reuniones no haya participado y cuyos Maestros no haya conocido.

Tuve contacto con las Ṭarīqas Qādiriyya, Šāḏiliyya, Bā ʿAlawiyya, Chistiyya, Naqšbandiyya, Rifāʿiyya, Jalwatiyya, Mawlawiyya, Suhrawardiyya, Idrīsiyya, Sammāniyya, etc., con todas sus ramificaciones.

Conocí a sus Maestros, me senté con ellos como un estudiante respetuoso, visité sus sepulcros durante mis viajes, recité sus oraciones y leí sus libros.

Entonces, la gente no sabía qué Ṭarīqa seguía yo, puesto que me veían con todo el mundo y en todas las zāwiyyas.

Sin embargo, después de una larga búsqueda interior y una observación precisa de las diferentes Ṭarīqas y de sus Maestros, me percaté de que no hay Šayj más cercano y más amado por el Mensajero de Allāh (SAAWS) que el Sello de los Santos, nuestro señor el Šayj Aḥmad at-Tiŷānī (RAA), y que no hay Ṭarīqa más cercana y más amada por el Mensajero de Allāh (SAAWS) que la Ṭarīqa Tiŷāniyya.

Conseguí un ejemplar de la obra tiŷānī de referencia Ŷawāhir al-Maʿānī, después de haber oído hablar sobre este libro durante mi infancia en Medina. Su lectura confirmó las conclusiones a las que había llegado.

Una vez que mi corazón se hubo apegado a la Tiŷāniyya, empecé a buscar un Šayj completo en la Ṭarīqa Tiŷāniyya. Después de buscar mucho, me di cuenta de que no hay ningún Šayj tiŷānī capaz de otorgar el Fatḥ al-Akbar y la Ma’rifa de Allāh como Ṣāḥib al-Fayḍa, Šayj al-Islām Ibrāhīm Niyās (RAA). Entendí que él es el gran milagro de nuestro señor Aḥmad at-Tiŷānī (RAA) y que recibió de parte del Profeta (SAAWS) y del Šayj lo que ningún otro Califa tiŷānī ha recibido ni recibirá. En ese momento, esta certidumbre se convirtió para mí en un hecho irrefutable.

Leí el Dīwān del Šayj Ibrāhīm, que recibí en la bendita Rawḍa de la Mezquita del Profeta (SAAWS) en Medina, de parte de un visitante nigeriano. Y esto no hizo sino confirmar mi fe en Šayj Ibrāhīm. Lo vi como el gran Polo y el Šayj de tarbiyya de esta vía.

También vi cómo muchos de mis amigos que habían tomado la vía tiŷānī con la silsila del Šayj Ibrāhīm, alcanzaban el Fatḥ al-Akbar.

Busqué entonces a un heredero perfecto de la Jilafa del Šayj Ibrāhīm (RAA), tanto en la tarbiyya como en la Fayḍa Tiŷāniyya. Y no vi a nadie más grande y reconocido que el Šayj Imām Ḥasan Cissé (RAA). Muchos de mis amigos, que habían sido anteriormente sufis o no, tomaron de él la Ṭarīqa Tiŷāniyya. Hicieron con él la tarbiyya y se convirtieron en conocedores por Allāh de tal grado que incluso el Šayj al-Akbar Ibn ʿArabī podría haber estudiado con ellos. ¡Wa-Llāhi!

Entonces fuimos bendecidos con la visita del Imām Ḥasan Cissé a África del Sur, donde yo había decidido instalarme. Pasé mucho tiempo en su bendita compañía. Sin embargo, a pesar de haber estado en la compañía de muchos Santos, árabes y no árabes, nada podía compararse con la Presencia del Imām de la Fayḍa.

Había grandes experiencias espirituales y algo procedente de su Presencia que me decía en voz alta: « No soy Ḥasan Cissé, soy (el representante de) Muḥammad el Mensajero de Allāh (SAAWS) ».

Para mí, estaba claro. No obstante, el nafs tiene sus estrategias y no tomé en seguida el pacto con él, contentándome con amarlo y reconocer su maqām.

Para ser honesto, la idea de seguir a un « Šayj negro » me parecía algo rara. Y de manera más inquietante, me preocupaba que esto pudiera deslustrar mi imagen. En el seno de mi comunidad indo-pakistaní, mi familia, mis amigos y la gente en general habría pensado que me había vuelto loco.

« Puedes amar y respetar a un Šayj negro, pero no puedes ser su discípulo » dijo mi nafs. « No funcionará ». La presión era muy fuerte.

Fuera como fuere, Allāh me dio la posibilidad de conocer a un joven muqaddam tiŷānī africano de Šayj Ḥasan, que se convirtió en mi compañero de piso. Había sido mi amigo muchos años antes, cuando aún no había tomado el pacto. Era un converso y tenía muy poco conocimiento de Islām. Después había tomado la Ṭarīqa y recibido su educación espiritual en Senegal de las manos de Šayj Ḥasan.

Ahora había vuelto y éramos compañeros de piso. Viviendo juntos, pude constatar cambios impresionantes producidos por su afiliación a la Ṭarīqa Tiŷāniyya. Había pasado de ser un adolescente ignorante a un verdadero ʿĀrif bi-Llāh. Yo había leído los libros de los mayores Sufíes, pero el conocimiento de Allāh que fluía de este joven (y por lo general insignificante) muqaddam de Šayj Ḥasan dejaba en nada todo lo que yo podía haber leído anteriormente. Me mostró (una vez más) la fuerza de la Fayḍa Tiŷāniyya.

A pesar de ello, el nafs siguió impidiéndome tomar el pacto mediante un sinfín de excusas, siendo una de las más importantes la prohibición para el murīd tiŷānī de recitar letanías no tiŷānīs y de visitar a Santos no tiŷānīs para recibir su bendición, algo inconcebible para un acérrimo viajante como yo.

Así llegó una noche de Ramadán. Este hermano y joven muqaddam me dijo entonces: « Es tiempo de que aceptes la verdad y la sigas. Mata al nafs. Ya sabes cuál es la verdad, pero aún no sabes si te vas a someter a ella. Te lo digo ahora y no te lo volveré a repetir ».

¡Por Allāh! Oí estas palabras como si fueran las de Allāh mismo. Mi alma se llenó de temor. Tuve miedo de que Allāh no me guiara otra vez si rechazaba someterme ahora. Me había mostrado suficientes signos. Había llegado el momento de sacrificar el cordero del nafs. Inmediatamente decidí tomar el pacto tiŷānī con todas sus condiciones. No es obligatorio visitar a los Santos, ni participar en las asambleas de las otras Ṭarīqas. Pero es obligatorio llegar a la Presencia Divina.

Entonces, durante un momento, el nafs me dijo que, mejor que tomar el wird tiŷānī de las manos de mi compañero de piso, debía hacerlo con el gran Šayj Ḥasan Cissé él mismo, por teléfono. Habría sido algo más acorde con mi posición de « Imām reconocido ». En efecto, la gente no habría visto con buen ojo que un Imām tomase el wird de un insignificante muqaddam africano con escaso conocimiento de la Šarīʿa.

Volví a luchar contra el nafs y me dije: « Voy a tomar esta Ṭarīqa para matar mi nafs y entrar en la Presencia de Allāh. Por lo tanto, ¿cómo puedo realizar mi primer paso en la Ṭarīqa basándome en el ego, el orgullo y el nafs? ».

No era tonto y tampoco un hipócrita. De lo contrario, nunca habría tomado una Ṭarīqa, ni esta ni cualquier otra.

Entonces, fui a ver al Muqaddam y le dije que quería someterme a la verdad y tomar el wird tiŷānī de sus manos. Se puso muy contento y me recordó las cinco condiciones inquebrantables de la Ṭarīqa Tiŷāniyya establecidas por el Profeta (SAAWS) él mismo. Di mi asentimiento con todo mi corazón y fui iniciado en la Vía del Sello de la Santidad Muḥammadiana (RAA).

Esto ocurrió durante las diez últimas noches del mes de Ramadán, y para mí, fue mi Laylatu-l-Qadr. Recibí innumerables « buenas nuevas » después de esto, así como dificultades y purísimas pruebas. A pesar de ello, hoy en día puedo decir que ha sido un camino bendecido y sigue siéndolo.

al-ḥamdu li-Llāh, desde entonces, solo he notado incremento tras incremento tras incremento en mi comprensión de Allāh y de Su Profeta (SAAWS), en todos los niveles de la Šarīʿa, Ṭarīqa, Ḥaqīqa y Maʿrifa. Como dijo un poeta árabe:

فكان ما كان مما لست أذكره

فظن خيراً و لا تسل من الخبر

¡Ocurrió lo que ocurrió y no lo mencionaré!

Así que limítate a pensar bien y no me preguntes. 

¿Y cómo no?, puesto que esta Ṭarīqa y sus letanías han sido establecidas directamente por el Mensajero de Allāh (SAAWS). Como dijo Šayj al-Islām de Túnez, Sīdī Ibrāhīm ar-Riyāḥī (RAA):

فما ظنونك بالورد الذي نظمت

يـد الـنبوة هل يبنى بلا ساس

¿Qué piensas del wird que ha sido establecido

Por la mano misma de la Profecía? ¿Acaso ha sido fundado sin base? 

Y de nuevo, ¿cómo no?, cuando Ṣāḥib al-Fayḍa Šayj al-Islām Ibrāhīm Niyās (RAA) dijo:

ففاض منى سره فلا أحد

يقصدنى ما عرف الله الصمد

Así, su secreto fluyó de mí, de modo que nadie 

Viene a mí, sin conocer a Allāh, el Eterno!  

Para entender la magnitud de la función de Šayj Ibrāhīm (RAA), uno debe leer esta sentencia de nuestro señor el Šayj Aḥmad at-Tiŷānī (RAA): « Hay 165.000 velos entre la persona y la Santa Presencia. Y hay 167.000 estaciones entre la Santidad y el Conocimiento Divino ».

Allāhu Akbar, todo esto ha sido facilitado por Šayj Barham (RAA) y la Fayḍa Tiŷāniyya. Seguimos nadando en los océanos de la Fayḍa Tiŷāniyya y deseamos lo mismo para todos los que amamos, aunque la guía esté en manos de Allāh.

Antes de tomar la Ṭarīqa Tiŷāniyya, estábamos en camino hacia Allāh. Después de tomarla, estamos en camino en Allāh. Este camino no se acaba y una vez empezado, nadie quiere que se termine, porque es el objetivo mismo de nuestra existencia.

Como dijo bellamente el Califa de la Fayḍa Tiŷāniyya en Mauritania, al-ʿĀrif bi-Llāh, Sīdī aš-Šayjan ibn aš-Šayj Muḥammad al-Ḥāfiẓ aš-Šinqīṭī (RAA):

بحر المياه كفى منه الشراب و من

بحر المعارف لا يكفي سوى الغرق

Los océanos de agua bastan a quien quiere beber,

Pero los océanos de la maʿrifa no bastan salvo para quien se ahoga en ellos.

Desde entonces, he estado tres veces en la Meca, tres veces en Medina, tres veces en Fez y tres veces en Medina Baye (Kaolack). ¡Algo sobre lo que reflexionar!

Estimado hermano, esta es mi historia, bastante resumida. Nadie está obligado a creer en todo ello ni a aceptar mi comprensión de las cosas. Solo es mi historia personal. Allāh es testigo de ello.

Y sí, soy tiŷānī, pero amo todas las Ṭarīqas, todos los Musulmanes, todos los seres humanos y toda la creación de Allāh. كل له قانتون

Le pido a Allāh que nos mantenga en el camino de sus siervos verdaderos, es decir Su Propio Camino. Amin, bi-ŷāhi zīnati-l-Ḥaḍarāt (SAAWS).

Wa as-salām,

Fakhruddin al-Tiŷānī al-Ibrāhīmī

Anuncios

Un comentario en “Testimonio del Imām Fakhruddin Owaysī sobre la Ṭarīqa Tiŷāniyya”

  1. as salam aleycum muy interesante el testimonio, queria preguntarle si es posible pertenecer a la tarika tyyaniya estando lejos ,? a mi me gustaria tener un maestro pero se que aca no existe esta tarika, quedo a la espera de su respuesta , mucas gracias .Eduardo. salams

    Date: Mon, 25 Aug 2014 11:21:14 +0000
    To: edumaster2037@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s