Respuestas jubilosas a las preguntas de la gente de Laghouat

Bismi-Llāhi-r-Raḥmāni-r-Raḥīm,


PDF: Pregunta sobre la Jatmiyya al Shayj Ahmad Sukayriý.

Séptima pregunta: ¿Cuál es la realidad del Sello de la Santidad común y selecta?

Respuesta: Debes saber que la Gente de Allāh, los poseedores del conocimiento divino, utilizan una terminología propia por la que expresan sus conocimientos y las estaciones por las que se elevan, en función de sus fuentes de inspiración (mašrab) respectivas.

Según ellos, la Santidad es común (ʿāmma) o selecta (jaṣṣa), y posee varias estaciones. Todos cuantos realizan una estación son llamados según un apelativo, un nombre o un apodo particulares que permiten distinguirlos de los que han alcanzado otras estaciones en función de su elevación y realización.

Entre los que han alcanzado dichas estaciones, están el Polo (Quṭb), el Auxilio (Ġawṯ), el Sustituto (Badal), el Líder (Naqīb), el Noble (Naŷīb), el Sello (Jatm) y muchos más entre la gente de las estaciones selectas – ¡con todos ellos sea la paz!

Por ejemplo, quien alcanza el grado de la quṭbāniyya, es llamado Quṭb, lo que puede referir tanto al Polo Totalizador (al-Quṭb al-Ŷāmiʿ) como al Polo de una esfera particular de la santidad selecta o común, ya sea de los Polos genéricos (mutaʿaddidūn) o de los Polos singulares (mutafarridūn).

Y ocurre lo mismo con las otras estaciones como la Jatmiyya, la Katmiyya y la Mahdawiyya. Todo aquél que ha realizado estas estaciones es llamado en base al nombre de la estación que ha manifestado. Si ha realizado la Jatmiyya, es llamado Jatm. Y si ha realizado la Mahdawiyya, es llamado Mahdī.

Con el término Jātim, no se quiere dar a entender que no hay ningún Santo al mismo tiempo o después del Jātim, ni con el término Mahdī, que no hay ningún bien-guiado después del Mahdī. Lo que se quiere dar a entender, es que el Jātim es quien realiza la estación de Jatm hasta que sayyidnā ʿĪsā (AS) selle definitivamente la Santidad. En cuanto al Sello de los Nacidos (Jātim al-Awlād) [que es el último ser humano en nacer], es el Sello después del cual no habrá ningún Sello. Y ocurre lo mismo para la estación del Mahdī, hasta que aparezca el Mahdī al-Muntaẓar – ¡que Allāh acerque el tiempo de su venida!

En función de lo que acabamos de explicar, se entiende pues que la multiplicidad de Sellos, Mahdīs o representantes de cualquier otra estación, no plantee problema alguno, porque cada época tiene un representante de estas estaciones.

Sin embargo, todos estos representantes difieren entre sí en lo que respecta a la elevación y sublimidad que han alcanzado en la realización y manifestación de cada estación particular. Pero uno de ellos es particularizado por Allāh para manifestar tal estación en la perfección de su realización, como el Šayj at-Tiŷānī (RAA), el cual ha sido particularizado con la manifestación perfecta de la estación de la Jatmiyya, de tal modo que ningún Jatm ha alcanzado jamás ni alcanzará la perfección con la que se ha manifestado esta estación en nuestro Šayj.

Del mismo modo, ningún Mahdī ha alcanzado jamás ni alcanzará la perfección con la que se manifestará esta estación en el Mahdī al-Muntaẓar, del que hablan extensamente varios hadīṯes.

Por tanto, no hay razón para negar las pretensiones de quienes afirman haber alcanzado la estación de Jatm o de Mahdī, o haberse encontrado con uno de los representantes de dichas estaciones – incluso cuando tales pretensiones puedan ser confirmadas o contradichas en sí mismas. La única razón para negarlo es el pensar mal de la gente, como hacen quienes tienden a la crítica gratuita.

Antes de la manifestación del Šayj at-Tiŷānī (RAA), muchos Santos han afirmado haberse encontrado con el detentor de la Jatmiyya, como por ejemplo Ibn ʿArabī al-Ḥātimī t, quien afirmó además haber alcanzado esta estación. Vemos pues que ambas afirmaciones, a saber la de haber alcanzado tal estación y la de haberse encontrado con su representante, son una prueba clara de que una pluralidad de personas han realizado estas estaciones, sin que haya diferencia en lo que concierne a la Mahdawiyya o a cualquier otra estación.

Como hemos dicho, resulta absurdo desmentir a aquellos que en épocas pasadas han afirmado haberse encontrado con un Jātim o con el Mahdī, y ello a pesar de que el detentor de la manifestación perfecta de tal estación es único en toda la historia, tal y como lo es también el Mahdī al-Muntaẓar, que es único en toda la historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s