Lo que dice Sīdī Aḥmad at-Tiŷānī de sayyida Fāṭima az-Zahrāʾ

Bismi-Llāhi-r-Raḥmāni-r-Raḥīm,


Dice sayyidnā Aḥmad at-Tiŷānī (RAA) a propósito de sayyida Fāṭima az-Zahrāʾ (AS):

“Unos pocos Sabios han discrepado sobre la cuestión de saber quién es más excelente si Fāṭima o ʿĀʾiša. […] Sin embargo, el Imām Mālik dijo: “En cuanto a mí, no doy preferencia sino a la progenie del Profeta (SAAWS)”. Además, la totalidad de los Conocedores por Allāh ha coincidido por medio de un desvelamiento espiritual, y no por transmisión tradicional, que Fāṭima alcanzó, después de su padre (SAAWS), la estación de Polo Supremo (al-qutbāniyya al-ʿuẓmā). A la vista de este consenso, resulta evidente que no hay punto de comparación entre Fāṭima y ʿĀʾiša. Ha dicho el Altísimo: “El mejor de vosotros para Allāh es el más piadoso”. Y no hay en toda la creación de Allāh – ¡Exaltado y enaltecido sea! – tomada en su conjunto, incluyendo a los Ángeles y a los seres humanos (exceptuando a los Profetas), nadie que pueda alcanzar ni siquiera la milésima parte de la piedad (taqwā) del Polo de los Polos, independientemente de lo que haya podido realizar. En efecto, el Polo de los Polos es mejor que todos los musulmanes juntos en un momento dado. […] Así pues, cuando meditas sobre ello, te das cuenta de que Fāṭima es categóricamente mejor que ʿĀʾiša, Maryam y Asiya. De hecho, Fāṭima, a excepción de todas las otras mujeres, pudo alcanzar la estación de Polo porque no menstruaba y porque recibió el grado de la perfección de parte de su padre (SAAWS), hasta un nivel imposible de alcanzar para las otras mujeres. Por eso alcanzó la Qutbāniyya. […] La razón por la que no menstruaba, es que provenía de una simiente que se generó en los riñones del Profeta (SAAWS) después de que éste hubiera comido una manzana del Paraíso. Por eso dijo el Profeta (SAAWS) de Fāṭima: “Ella es una hurí con forma humana (ḥawrāʾ ādamiyya)”. Era una hurí porque no fue creada con las características terrenales de la materia que sirvió para formar a Ādam (AS) y a todos sus hijos. Ella provenía de una simiente formada por las realidades espirituales y los secretos del Paraíso, aquellos con los que Allāh creó a las Huríes. Fāṭima era pues perfectamente inmaculada, pura de toda condición humana que afecta habitualmente a las mujeres. Es decir era una hurí con forma humana, lo que le permitió alcanzar el grado supremo ante Allāh – ¡Glorificado y exaltado sea! -, el grado por encima del cual solo hay la Profecía. En cuanto a ʿĀʾiša y a las otras mujeres, no pueden aspirar a ello. Así te ha quedado claro que Fāṭima es mejor que todas las mujeres, incluso las más privilegiadas” (Ŷawāhir al-Maʿānī).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s